Solemos usar la palabra Manual de marca para definir distintos tipos de manuales, eso genera confusión. A veces creemos tener el adecuado para una gestión de marca efectiva, pero no es así.


Siempre hemos hablamos acerca de preservar los valores de marca o cuidar los lineamientos de esta. Inclusive las empresas estructuran áreas y oficinas con la finalidad de velar por la marca y los valores corporativos que esta representa.

¿Qué herramientas debemos de tener para desarrollar esta importante gestión y cumplirla a cabalidad?

¿De que manera este ejercicio se puede desarrolla eficientemente?

Hoy mas que nunca sabemos que una marca es un activo, es quizás el activo mas preciado de una empresa o de una persona.

Cultivarla, nutrirla, desarrollarla es un cometido diario que demanda muchos esfuerzos de creatividad, innovación y gestión.

Esta tarea es un viaje cíclico de retroalimentación que hace la marca y su propuesta de valor; Y va desde los socios o partners de una corporación hasta sus clientes finales, pasando por los gerentes, colaboradores internos, incluso hasta sus proveedores.

Cada uno de estos momentos, cada una de estas relaciones que la marca desea cultivar necesita una guía, un documento que las ordene y que ordene también el espacio en donde estas relaciones se van a desarrollar.

El Brandbook, es un documento base, un documento que consigna la filosofía de la marca, sus valores, así como reglamenta su simbología básica. Es decir, el logotipo, la paleta cromática, tipografías, usos permitidos y no permitidos, etc.


Durante el desarrollo de la gestión de marca se hace necesario el desarrollo de un documento nuevo que no explique lo que es la marca, sino mas bien que enseñe como usarla en diversos contextos.

Es aquí donde nace el Brandguidelines como documento de usabilidad de la simbología de una marca; incluso dicha simbología que inicialmente es la básica, se torna cada vez mas compleja cuando a través de los años la propuesta de valor se desarrolla y se retroalimenta de sus usuarios y/o clientes.

Un Brandguidelines supone un fortalecimiento de los pilares que sostienen la experiencia de una marca, en todos sus puntos de contacto.

Hoy en día sabemos que los puntos de contacto se han incrementado, y van desde las oficinas, las redes sociales, las tiendas físicas y virtuales, hasta las aplicaciones y sus figuraciones en el metaverso.

Existen muchos tipos de Brandguidelines, dependiendo el rubro, el sector en donde la marca se desarrolle.

Si quieres ver algunos ejemplos de Brandguidelines que hemos desarrollado para muchas marcas locales e internacionales.

Puedes visitar la web de nuestra oficina de Branding y estrategia www.citric-studio.com o darle clic al boton.

Noticias Relacionadas

Post Anterior

10 reglas para ser productivo en una oficina híbrida